domingo, 1 de diciembre de 2013

SIN FLORES PARA DEJARTE


Ciertas noches (días) la certeza tiembla como enano metálico frente al brasero.
Todos los caminos se dieron cita en algún punto (circunstancia) de mi imaginación.
También la gallina supo comer (parir) murciélagos antes de criar y alimentar pollitos. 
Las adivinanzas son un juego (prueba) que pervierte al corazón.

Te quiero en diez menos cinco. Te odio unos pasos despúes. 

El muro no se quiebra si tiras la piedra hacia (por) adentro. 
Tus palabras mutilan nuestras (sus) emociones. 
Jamás fueron jardines (tiranas) las margaritas, violetas y rosas solas. 
Tampoco quise (pude) iniciar la partida pero me fui.