miércoles, 2 de marzo de 2011

DESPERTAR

¿Quién fuera primero?
¿Quién fuera segundo?
Ni lo uno ni lo otro.
Sólo descompasados en el tiempo.
Como un siempre, que es rutina,
a la espera de tus voces ¿diferentes?
No te creo. No me crees.
Jamás confiamos, tampoco lo intentamos.
Despierta tú, que quiero yo
verte otra vez siendo mi ánimo latente.
Despierta tú, que aún intento yo
abrazar olas que no saben de remos,
ni de peces. Tampoco de tus caracolas de mar.