miércoles, 18 de agosto de 2010

Pajaro hombre - 1

Hay un espacio en la ladera, bajando aquella colina, donde descansa un pejesapo cantando turu turu. La madre selva contempla amorosa al nene cantor que en viaje estéreo precipitó gotitas de campo de alma citadinamente roja… mientras ladea unas hojas chistosas que cabalgando arriban a la colina subidas a un viento que en forma de pájaro ostenta aún el título de máximo pescador.

Pájaro hombre, hecho de luna
guía mis pasos de madrugada
con luciérnagas que alumbren
mi regreso a tu morada.

Pájaro hombre, hecho de luna
cita tu encanto de pies y manos
en piso de vientos y hierba mojada.

Pájaro hombre, hecho de luna
libera mis impulsos como mis penas
a la fresca mañana de un verano perenne
en la orilla del manto oscuro que te acompaña.

Pájaro hombre, hecho de luna
silencia el miedo de balsear hacia tu corriente
que privilegia vicios, fortuna y suerte
que privilegia el latir de una y mil estrellas.