domingo, 25 de julio de 2010

DEATH CLOCK ALIVE

Nada es perenne
todo aterriza.

Nada perdura intacto
todo cambia.

Es cosa de la traslación
- pienso-
mientras el amanecer
nos toca juntos
intactos, incluso ahí
donde no hay nada perenne.

Es cosa de la traslación
- aseguras-
mientras aterriza eso que no perdura
a pesar de los cambios
y un nuevo ticket en mano.

¿Volverás?
No lo sé.
El tiempo se detuvo otra vez.

Corren en revéz aquellas manijas locas
que marcan más diestras los minutos
sobretodo cuando estamos tarde.

¿Volverás?
No lo sé.

El tiempo se detuvo otra vez.
Ciertamente jamás paró de llover.